OPINION: El mundo cambia.-

0
604

e9b14ec8-90e8-4bd2-84a8-6c7fdddd7438Por Margarita Cedeño de Fernández.-
DIARIO VISION.-En las últimas semanas, los acontecimientos más importantes a nivel mundial, marcan la pauta de un mundo que comienza a reconfigurarse. Los cambios en Argentina, la situación de Venezuela, el acuerdo de Irán y Estados Unidos, la caída de los precios del petróleo, los avances de la paz en Colombia, la situación de los refugiados en Europa, entre otros sucesos, invitan a la reflexión, de un mundo distinto que se prepara para nacer.

Como es normal, el ciudadano común consideraría que estos eventos no tienen por qué influir en el diario vivir de nuestro país, pero, como ya hemos visto en tantas ocasiones, la globalización ha configurado un mundo entrelazado, interconectado e interdependiente.

Las acciones del Gobierno y de la sociedad no solo están influenciadas por la baja del petróleo y el recrudecimiento de ISIS, sino que cada acción o inacción de la comunidad internacional, plantea retos en términos de seguridad y desarrollo económico y social, aumentando o disminuyendo factores tan vitales como el flujo de turistas, la balanza comercial y la seguridad ciudadana.

Lo que apreciamos, y hemos escrito antes sobre el tema, es un cambio significativo de la agenda mundial, propiciada por el cierre de varios capítulos funestos de la historia mundial, como las restricciones a Cuba, la amenaza nuclear de Irán; así como la transformación de la matriz energética, el acuerdo para luchar contra el cambio climático y el cambio climático y el inicio de un nuevo plan de Objetivos de Desarrollo.

América Latina, la región más desigual del planeta, enfrenta un gran reto, en el actual contexto internacional. Sus grandes países tambalean, unos por la baja en el petróleo, como es el caso de México y Ecuador; otros ante situaciones políticas y económicas desalentadoras, como es el caso de Brasil y de Chile. Sin mencionar el caso de Venezuela, que enfrenta grandes dificultades en todos los ámbitos.

Ese escenario requiere de una mayor integración y de la participación activa de países como la República Dominicana, en el diseño y ejecución de políticas que nos permitan mantener la estabilidad de la que disfrutamos.

Una gran oportunidad para ello es el ejercicio de la Presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), que recibirá el país a partir de la semana próxima. Es un escenario idóneo para que el país ejerza un liderazgo efectivo en la búsqueda de oportunidades de desarrollo para la región.

El liderazgo que ha tomado la República Dominicana en la región centroamericana, especialmente desde la nuestra integración plena al Sistema de Integración Centroamericana (SICA), y su brazo social (SISCA), presenta grandes frutos para el país y para su gente, al igual que nos hemos posicionado como referente de la región en cuanto a desarrollo y crecimiento económico y social.

En el área de la política social ha sucedido lo mismo, los programas del país se posicionan como referentes para toda la región, siendo reconocidos como modelo por los principales organismos internacionales.

Estos logros alientan a la administración a continuar la profesionalización y el desarrollo del Cuerpo diplomático, que ha sido tema de discusión en el reciente II Foro de la Diplomacia Dominicana, que presentó las credenciales del plan de desarrollo de esta parte tan importante del ejercicio público.

En un mundo de cambios, como el que vivimos, el país enfrenta grandes retos. No podemos vivir a espaldas de ellos, al contrario, debemos prepararnos para enfrentarlos de la mano con nuestros aliados y países amigos. Pero sobre todo debemos entender que cada dominicano es nuestro mejor Embajador y que nuestros Embajadores son la República Dominicana.

Nuestro país necesita Embajadores activos, creativos, carismáticos. Con experiencia y con ganas de aprender y trabajar.  Por eso, con una política exterior clara,  a trabajar o a pensionarse.

Dejar respuesta