Opinión: Prohibido Suministrarle o Venderle al Estado.-

0
469

Caraballo-1Por José Antonio Reyes Caraballo.-
DIARIO VISION.-Cuál es el delito o pecado de que algunas empresas netamente Dominicanas vendan o suplan mercancía al Estado Dominicano, lo mismo ocurre que profesionales y técnico bien preparados, con experiencia admirable, de buena reputación y de renombre y fama adquiridas tanto en el país como fuera de él, también vendan sus fuerzas de trabajo y su inteligencia al Estado Dominicano al que de seguro le paga y le cobran religiosamente impuestos. 

Cuando una empresa decide  dedicarse a la elaboración de licitas mercancía para fines de comercio también de manera licita, tiene que pagar una series de impuestos y cumplir además con una serie de requisitos previo a salir al mercado y de seguro que al momento de constituirse como tal no se les pregunta a sus propietarios su filiación política, más bien el Estado se engrandece, pues va a emplear manos de obra que es lo que la población desea.

Lo mismo ocurre con la formación de los profesionales del país, el Estado invierte en su formación muchos recursos y a la hora de servirle a ese Estado que es lo mismo que servirle a la patria, a ningún profesional debe exigirle filiación política, pues la misma choca con preceptos constitucionales, pero además porque el servicio prestado nunca deberá verse como al gobierno y el partido político que lo dirija en la ocasión, se entenderá que son servidores públicos de conformidad con la ley vigente.

Según nuestra constitución a la hora de ser contratada una empresa para suplir materiales y mercancías al Estado no se puede ver la filiación política de sus propietarios, pero también se aplica el mismo texto a los profesionales y técnicos que prestan sus servicio al Estado, eso no quiere decir que las empresas y los técnicos tengan que callar lo malo de este Estado, pues la misma constitución establece la libertad de cultos la misma también establecida en la declaración universal de los Derechos Humanos del cual nuestro país es signataria.

El tema lo traigo a colación, a raíz de una publicación aparecida en un Diario Digital de Barahona propiedad de un vendedor de ilusiones, en el que corto y pego un artículo titulado “Que se Diga Todo” calzado con la firma nada más y nada menos que de el Embajador de nuestro país en Panana pero con asiento en  un canal de televisión, el mismo que gana 45 mil Dólares  es decir una botella de más de 200 mil pesos mensuales solo para que sirva de bocina del gobierno de Danilo Medina y la reelección.

Al parecer el señor Embajador, que no ocupa sus reales funciones, se olvida que cobrar una millonada como la que el cobra sin dar un golpe es una violación de la constitución y del código penal, ya que la misma se encuentra establecida en el renglón de los que se prevalecen de sus funciones para conseguir ventajas caen en corrupción y la corrupción o robo del erario público se considera un crimen, lo que es muy diferente al que vende su mercancía al Estado y brinda su inteligencia por medio de servicio al Estado.

El servicio al Estado fundamentado en hecho y derecho es un privilegio de cualquiera empresa o de cualquier ciudadano es un privilegio, todo vez que el Estado es la primera persona Jurídica  de un país determinado y como tal quien lo hace debe sentirse regocijado de servirle a su país por medio del Estado, el Gobierno pasa, es transitorio mas el Estado es perenne.

De manera que el vendedor de ilusiones que corto y pego el referido artículo como una pieza de museo, mas no lo es, pero si hay que decirle a estos farsantes que solo ven la paja en el ojo ajeno, que cobrar los dinero del gobierno que es lo mismo del Estado, es quitarle la medicina a los pobres que se enferman, quitarle el aumento de sueldo a los guardias y policías en fin es una vulgar corrupción que es sancionada por las leyes penales de este país.  

Dejar respuesta