Opinión:¿Felicidad?‏

0
432

Por Doris Cuello.-
Estamos en constante búsqueda de la felicidad porque siempre se nos ha dado a entender que debe ser nuestra meta. La combinación de bienestar físico y emocional. La ausencia de preocupaciones que te quiten el sueño o te roben la concentración. La anhelada felicidad.

Empecemos por definirla. Según el diccionario es un estado emocional que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Según mi opinión, la felicidad es también un estado subjetivo que cada individuo experimenta en ciertos momentos donde siente complacencia con lo que hace y/o con lo que tiene.

¿Cómo ser feliz? Es sencillo. Haciendo lo que te gusta. Lo difícil radica en que puedas hacer lo que te gusta y que no le afecte a nadie más. Eso se puede tornar complicado y hasta amargarte la existencia. Hay acciones que a ti te satisfacen pero al resto del mundo no. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta… ¿Es más importante la sociedad que mi felicidad? ¡Sorpresa! No lo es. La sociedad no siente el más mínimo interés por tu felicidad, ya está lo suficientemente ocupada con los prejuicios y tabúes como para preocuparse por eso. Lo que indica que tú y, solamente tú, debes ocuparte de alcanzar ese estado emocional deseado por todos.

¿Cuánto dura la felicidad? Algunas personas opinan que no existe la felicidad plena, completa, en su defecto tenemos momentos felices, y puede ser cierto, porque todos tenemos problemas y preocupaciones que van y vienen. Salimos de uno y viene otro, es normal. Ahora, es responsabilidad de cada uno ocuparse de que esos momentos de alegría duren y no sólo que duren sino también de que sucedan más a menudo. 

Llama mucho la atención que siendo esta tan importante no se nos eduque durante la niñez acerca de cómo alcanzarla, no te enseñan en la escuela ni en tu casa cómo serlo. Durante mi infancia tenía entendido que la felicidad era una etapa de mi vida que cuando creciera alcanzaría, sin darme cuenta que lo era en ese momento. En la adolescencia lo entendí entonces. No se trata de una etapa que inicia cuando alcanzas tus metas profesionales y formas tu familia, se trata de momentos que te suceden a diario muchas veces sin planificarlo.

En este punto, ya con el conocimiento de que la felicidad es de a ratos sólo nos resta hacer que sucedan y disfrutar los espontáneos al máximo. Pero, ¿cómo podemos ser felices con tantos problemas?, corrección. ¿Cómo no ser felices cuando se nos presenta la oportunidad?, problemas siempre habrán. Le dan cierto interés a nuestras vidas. Lo que realmente importa es no enfocarnos en ellos sino más bien en las posibles soluciones. 

Si le diéramos la misma relevancia a los momentos de alegría que a los de tristeza entonces disfrutaríamos más de este viaje, pero aún no es tarde para intentarlo. Paremos nuestra búsqueda de felicidad y sencillamente seamos felices.

Dejar respuesta