Opinión: Impacto de los medios en el estereotipo de la mujer.-

0
598

Staefany vargasPor  Stefany Vargas.-

 Para Diario Visión.¿Cuántas veces has querido parecerte físicamente a una mujer de los anuncios publicitarios? ¿Crees que la belleza solo se basa en cómo eres físicamente y tratar de buscar siempre la perfección o parecernos a nuestras compañeras?

Hoy en día, los medios de comunicación han cambiado radicalmente su objetivo. Antes era el de informar y comunicar, pero hoy nos muestran una realidad muy utópica y que impone cánones de belleza que tienen una gran influencia en nuestra sociedad y sobretodo en la juventud, nosotros. Las mujeres tratan de alcanzar falsas ideas y esto se ha transformado en un gran problema, ya que la idea de belleza está totalmente distorsionada y se ignora la realidad que hay detrás de las imágenes.

Por otra parte, lleva a problemas de salud y autoestima como la depresión, anorexia, bulimia, etcétera por la búsqueda desaforada de la perfección, que vemos día a día e incluso en nuestro círculo más cercano.

Las mujeres que refleja la publicidad son irreales, objetos despersonalizados y solos tienen un valor estético. ¿Por qué querer parecerse a este concepto de belleza y perfección? Lo que verdaderamente importa es lo que tenemos dentro, lo que nos hace ser personas racionales, nuestras cualidades y virtudes. Demostremos la realidad y no una realidad manipulada por el photoshop y construyamos en las mentes de las personas, una imagen de cuerpo y cara que sean la verdadera belleza de la mujer. No nos engañemos a nosotras mismas con imágenes que sabemos que son falsas y busquemos verdaderos modelos a seguir. Dejemos de compararnos con nuestras compañeras y de tenerles envidia por aspectos físicos. No nos estamos dando cuenta que las cualidades y virtudes que nos enseña el colegio son las que tenemos que desarrollar y demostrar, las estamos dejando totalmente de lado y nos fijamos en lo que nos muestran los medios de comunicación.

La publicidad solo nos muestra como un adorno y un producto comercial; quitándole toda nuestra esencia.  No hagamos que nuestras principales preocupaciones sean la belleza, el ideal de delgadez, la moda y la búsqueda desesperada e inalcanzable de la perfección. Consideremos nuestras cualidades intelectuales y profesionales por sobre de los cánones y estereotipos de nuestra sociedad.

No caigamos en buscar algo que no nos guste a nosotras mismas, vivamos para nosotras y no para la opinión de los demás.

Mostrémosle al mundo lo que realmente somos las mujeres y todas las cualidades que podemos ofrecer, más allá de una simetría perfecta o una talla 0.

No perdamos nuestra dignidad y nuestra autenticidad. Que nuestra tarjeta de presentación no sea nuestro cuerpo o ropa, sino nuestra naturaleza y lo que nos distingue de los hombres, nuestra verdadera identidad.  También aprovecha y agradece todo lo que nos enseña el colegio. Vive tu vida como una verdadera niña Everest y demuéstrales a los demás tus cualidades y que no solo somos una cara bonita. No te dejes llevar por las opiniones de los demás y dejemos de compararnos entre nosotras.

 

Dejar respuesta