Reino Unido sanciona por corrupción al supuesto testaferro de Nicolás Maduro.

0
190

DIARIO VISION.-LONDRES (EUROPA PRESS).- El Gobierno de Reino Unido ha anunciado este jueves una batería de sanciones por corrupción contra una serie de personas en Venezuela, Guinea Ecuatorial, Irak y Zimbabue, entre ellos Álex Saab, supuesto testaferro del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el vicepresidente de Venezuela, Teodoro Obiang Mangue.

El anuncio ha sido realizado por el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, quien ha destacado que estas sanciones implican la congelación de activos y una prohibición de viaje para los afectados.

Así, ha detallado que los sanciones son Saab y Álvaro Enrique Pulido, ambos venezolanos, por «explotar dos de los programas públicos de Venezuela que se establecieron para proporcionar a los venezolanos pobres alimentos y vivienda asequibles», según un comunicado publicado por el Gobierno británico.

«Ambos se beneficiaron de contratos adjudicados incorrectamente, en los que los bienes prometidos se entregaban a precios muy inflados. Sus acciones causaron más sufrimiento a los venezolanos que ya estaban en la pobreza para su propio enriquecimiento privado», ha destacado.

Asimismo, ha recalcado que el vicepresidente ecuatoguineano e hijo del presidente de ese país, Teodoro Obiang, ha sido sancionado «por su participación en la apropiación indebida de fondos estatales en sus propias cuentas bancarias personales, acuerdos de contratación corruptos y solicitud de sobornos para financiar un estilo de vida lujoso inconsistente con su salario oficial como ministro del Gobierno».

A ellos se suman el zimbabuense Kudakwashe Regimond Tagwirei, «por beneficiarse de la apropiación indebida de bienes cuando su empresa, Sakunda Holdings» y «canjear letras del Tesoro del Gobierno de Zimbabue hasta diez veces su valor oficial».

«Sus acciones aceleraron la deflación de la moneda de Zimbabue, aumentando el precio de los productos básicos, como los alimentos, para los ciudadanos de Zimbabue», ha explicado el Ejecutivo británico.