Exmilitar colombiano declaró que una mujer asumiría la presidencia de Haití.

0
323

fuente: EL TIEMPO

DIARIO VISION.-Un giro de 180 grados dio la investigación que adelantan las autoridades en Haití sobre los hechos que rodearon el asesinato, el 7 de julio, del presidente, Jovenil Moïse.

Uno de los exmilitares colombianos, que está capturado en Puerto Príncipe señalado de participar en el magnicidio dijo que la misión era detener al presidente Moïse para que luego una mujer asumiera el cargo.

«Luego nos desplazaríamos al Palacio Nacional, y allí estaría ‘Diamante’, quien 72 horas después sería nombrada como la Presidenta de Haití y nosotros estaríamos a cargo de su seguridad”, dijo el uniformado a las autoridades de Haití.

Así está consignado en un folio de 210 páginas al que tuvo acceso EL TIEMPO  – en el que la Policía de Haití e Interpol – detallan los avances de la investigación.

El hilo del entramado criminal para asesinar al mandatario hasta ahora había conducido al médico Cristian Emanuel Sanon, como el autor intelectual y principal promotor de los hechos, pero la versión del exmilitar colombiano llevó a abrir otras hipótesis.

La mención de ‘Diamante’ dejó perplejos a los investigadores quienes tuvieron conocimiento de la existencia de la mujer, que tiene entre 55 y 60 años, por el testimonio que rindieron, en una primera audiencia, el capitán en retiro, Germán Alejandro Rivera García y el sargento en retiro, Jheyner Alberto Carmona Flórez.

En el documento, se señala que el 6 de julio, en horas de la noche Duberney Capador Giraldo, quien fue muerto por la Policía de Haití tras el asesinato de Moïse , les informó a los integrantes del ‘Grupo Delta’ que debían matar a todas las personas que estuvieran en la casa del Presidente.

Capador, que es considerado el reclutador de los exmilitares en Colombia y enlace con los responsables del plan en Haití, había recibido la instrucción de matar al presidente tres días antes de la operación que en principio era supuestamente para capturarlo.

El ‘Grupo Delta’ estaba conformado por cinco hombres al mando de Capador Giraldo y fueron los que ingresaron a la habitación del Presidente la madrugada del 7 de julio.

De igual forma, de acuerdo con el testimonio de Rivera García y Carmona Flórez, Capador les informó esa noche que Emmanuel Sanon ya no sería el Presidente, ni
Joseph John Joel, a quien llamaban ‘J3’, el vicepresidente; sino que el poder lo asumiría una mujer a quien llamaban ‘Diamante’.

Para la Policía de Haití es prioridad identificar a ‘Diamante’ y el papel que la mujer jugó en el asesinato de Moïse. Son varias las hipótesis que se analizan, desde una futura eventual transición del poder al médico Sanon, o que él fuera una cortina de humo para proteger a ‘Diamante’ mientras ella asumía la Presidencia.

En el documento en poder de este diario Rivera y Carmona señalan que Capador contaba con una fuente humana dentro de la casa del Presidente que le informaba de cada actividad del Jefe de Estado.

Esta fuente era administrada por Joseph Felix Badio, quien hizo parte del Gobierno y de una comisión de inteligencia en la isla, hoy hace parte del cartel de los más buscados por el crimen de Jovenil Moïse.

El capitán en retiro y el sargento coinciden en afirmar que dentro de las primeras instrucciones que se les dio para esa noche era que debían capturar la Presidente y llevarlo al Palacio Nacional. Pasó seguido, se lee en el informe, “teníamos que desactivar los sistemas de circuito cerrado de televisión y buscar dos maletas con dinero las cuales nos íbamos a repartir”.

Según el relato, Capador les aseguró que todo estaba coordinado para desarrollar la operación y que “tendrían un satélite sobre ellos”. Además advirtió que el que fallara o se arrepintiera “sería asesinado”.

La otra instrucción era que si algo fallaba buscarían refugio en la Embajada de Taiwán, tal y como lo hicieron. Precisamente es allí donde la Policía de Haití los ubica, y Capador trata de negociar con las autoridades y de explicarles los hechos.

Esto pasó en un lapso de 6 a 8 horas y allí son muertos Capador y el sargento primero en retiro, Mauricio Javier Romero Medina. Así se lo informó Rivera al grupo, antes de someterse a las autoridades.

(De seguro le interesa leer: Haití: ¿Quién es quién en el entramado que enreda a exmilitares?

Llama la atención dentro del informe, los testigos dicen que la muerte del soldado profesional en retiro, Miguel Guillermo Garzón “fue accidental y que se dio en los primeros instantes, en medio de la confusión cuando huían, ya que se le disparó accidentalmente el arma y recibió un impacto en el tórax”.

Los salarios ofrecidos

Durante las entrevistas Rivera y Carmona referenciaron que a los comandantes de unidad como el teniente coronel en retiro, Carlos Giovanny Guerrero Torres, se les pagarían 3.000 dólares mensuales – por prestar seguridad al Presidente de Haití.

A un comandante de destacamento como el sargento en retiro Carmona, se le pagarían 2.900 dólares mensuales. A un comandante de equipo como el sargento viceprimero en retiro, Ángel Mario Yarce Sierra, se le pagarían 2.800 dólares mensuales al mes, y al resto del equipo, 2.700 dólares.

Ninguno de los militares en retiro alcanzó a recibir el primer pago, pues la fecha de consignación coincidió con el día de la operación, el 7 de julio.

En el caso de Capador y Rivera, el pago era de 12.000 dólares para cada uno por ser las cabezas militares de la operación.

Según las declaraciones en poder de las autoridades, en los primeros acercamientos a Capador y Rivera les habían indicado que serían parte de la seguridad privada de Emmanuel Sanon, quien era el candidato a la Presidencia, y que dentro de su programa de trabajo estaba reformar la Policía y el Ejército, además de mejorar la prestación de los servicios básicos de la comunidad y los servicios médicos.

Por eso, inicialmente serían 20 los colombianos de fuerzas élites prestando seguridad en Haití, la idea era que cuando Sanon asumiera el poder el grupo llegara a 400, narraron los involucrados. 

En el documento se señala que Germán Rivera y Arcángel Pretelt, este último representante de la empresa CTU Security, con sede en Miami, se conocían con anterioridad con ocasión al servicio en el Ejército.

A Pretetl el FBI le sigue un proceso en Estados Unidos con la finalidad de lograr su ubicación y captura. De igual forma están rastreando sus cuentas y bienes.

Pretelt habría contratado a Rivera para que coordinara los servicios de un grupo especial en seguridad, y así fueron contactando a cada uno de los militares en retiro, con cursos en Fuerzas Especiales y otras especialidades.

En sus testimonios reiteran que el objetivo era prestar seguridad al médico Sanon.
Inicialmente viajan Capador, Rivera y Ronaldo Ramírez, el 6 de mayo, vía Bogotá – Panamá –Santo Domingo, donde permanecen hasta el 10 de mayo.

Las autoridades haitianas están verificando sí durante esos cuatro días los mencionados se reunieron con Dimitri Hérard, jefe de seguridad del Palacio Presidencial, y quien de acuerdo a reportes migratorios estuvo esos mismos días en Santo Domingo, República Dominicana.

Durante su estadía en República Dominicana, los tres hombres de la avanzada, gestionan con una mujer las visas del resto de grupo a Haití, y pagan 5.800 dólares.

El 10 de mayo Capador, Rivera y Ramírez viajan a Puerto Príncipe. El resto del grupo llega el 4 de junio a República Dominicana y pasan a Haití, vía terrestre, por el puesto fronterizo Carrizal Elías Piña. “Pasan en tres o cuatro buses, para no despertar sospechas, lo hacen por grupos”, detalla el informe.

En Puerto Príncipe, relataron Rivera y Carmona, se hospedaron en el Hotel Maxim Boutique, que esta ubicado al lado de la Embajada de Alemanía, allí estuvieron cerca de una semana y luego se trasladaron a una casa, cerca de las oficinas de Sanon.

El lugar era visitado de manera frecuente por Joseph Ashkard Pierre, a quien llaman Askar, y quien resaltan en su testimonio Rivera y Carmona, “siempre llegaba custodiado por varios policías”. Este hombre, es otro de los más buscados en Haití. Se estima que Askar fue quien coordinó la entrada de los colombianos a Haití.

Askar era el encargado de coordinar la agenda electoral de Sanon, y otra ficha que entra en el ajedrez es Phenil Gordon, abogado de Sanon que lo acompañaba a todo lado.

“Esos hombres visitaban de manera constante la casa de Sanon, la cual contaba con seguridad por parte del grupo de colombianos, allí conocimos su estrategia política”, aseguraron los implicados.

Los testigos indican que Capador y Rivera inicialmente se quedaron en la casa de Sanon, brindando seguridad.

Y que fue Sanon quien les entregó la orden de captura contra el Presidente de Haití – que era falsa, situación que en ese momento desconocían – aludiendo que Moïse gobernaba por decreto, que había disuelto el Senado y cancelado negocios comerciales, entre otros.

Para Interpol es trascendental que se ubique a Jonathan Rivera, hermano de Germán Rivera, quien estuvo al tanto de todo el proceso y quien habría salido de Puerto Príncipe.

Otro objetivo de la Policía de Haití es ubicar al colombiano Mario Antonio Palacios Palacios, quien participó en el magnicidio, pero está desaparecido en la isla.