Tribunal Constitucional dominicano rechaza golpe mortal a la democracia de El Salvador.

0
286

DIARIO VISION.-SANTO DOMINGO.- El Tribiunal Constitucional Dominicano rechazó hoy las pretensiones de eliminar el Tribunal Constitucional de El Salvador.

Mediante una declaración pública, la alta corte dominicana indica que la estabilidad institucional y el diálogo democrático son factores necesarios para que nuestros pueblos salgan adelante.

A continuación la declaración:

La Declaración francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 estableció en su artículo 16: “Una Sociedad en la que no esté establecida la} garantía de los Derechos, ni determinada la separación de los Poderes, carece de Constitución”. Desde entonces, la garantía de los derechos y la separación de poderes han sido piedras angulares de toda democracia auténtica.

Históricamente, la independencia del Poder Judicial o Poder Jurisdiccional ha sufrido fuertes embates por otros poderes del Estado.

El desacuerdo del Poder Ejecutivo o Legislativo respecto a decisiones rendidas por una corte, tribunal o sala constitucional no justifica la agresión, mutilación o eliminación de esas jurisdicciones. Así como no hay primavera sin flores tampoco existe democracia sin justicia constitucional, sustentada en su independencia y en su legitimidad republicana. Sin garantías constitucionales y sin separación de poderes no existe el Estado Constitucional y Democrático de Derecho. Ante la crisis sanitaria y económica que viven nuestros países, la estabilidad institucional y el diálogo democrático son factores necesarios para que nuestros pueblos salgan adelante.

Recordemos que las constituciones escritas son un mecanismo de limitación del poder de los gobernantes y que la justicia constitucional debe garantizar la supremacía de la Carta Magna para asegurar una convivencia amparada en valores que permitan el desarrollo, prosperidad y la felicidad de los pueblos. En este contexto, el Tribunal Constitucional dominicano expresa su rechazo y profunda preocupación por el atentado que se ha producido en El Salvador contra la separación de poderes, el debido proceso y la vigencia de las garantías fundamentales, mediante un ejercicio desaprensivo, exorbitante y antidemocrático de herramientas constitucionales.

Al proclamar nuestra solidaridad con la legítima Sala Constitucional de El Salvador, jueces titulares y miembros que se pretende sustituir, hacemos un  La Declaración francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 estableció en su artículo 16: “Una Sociedad en la que no esté establecida la garantía de los Derechos, ni determinada la separación de los Poderes, carece de Constitución”. Desde entonces, la garantía de los derechos y la separación de poderes han sido piedras angulares de toda democracia auténtica.

Históricamente, la independencia del Poder Judicial o Poder Jurisdiccional ha sufrido fuertes embates por otros poderes del Estado.

El desacuerdo del Poder Ejecutivo o Legislativo respecto a decisiones rendidas por una corte, tribunal o sala constitucional no justifica la agresión, mutilación o eliminación de esas jurisdicciones. Así como no hay primavera sin flores tampoco existe democracia sin justicia constitucional, sustentada en su independencia y en su legitimidad republicana. Sin garantías constitucionales y sin separación de poderes no existe el Estado Constitucional y Democrático de Derecho. Ante la crisis sanitaria y económica que viven nuestros países, la estabilidad institucional y el diálogo democrático son factores necesarios para que nuestros pueblos salgan adelante.

Recordemos que las constituciones escritas son un mecanismo de limitación del poder de los gobernantes y que la justicia constitucional debe garantizar la supremacía de la Carta Magna para asegurar una convivencia amparada en valores que permitan el desarrollo, prosperidad y la felicidad de los pueblos. En este contexto, el Tribunal Constitucional dominicano expresa su rechazo y profunda preocupación por el atentado que se ha producido en El Salvador contra la separación de poderes, el debido proceso y la vigencia de las garantías fundamentales, mediante un ejercicio desaprensivo, exorbitante y antidemocrático de herramientas constitucionales.

Al proclamar nuestra solidaridad con la legítima Sala Constitucional de El Salvador, jueces titulares y miembros que se pretende sustituir, hacemos llamado a la Conferencia Iberoamericana de Justicia Constitucional, a la Conferencia Mundial de Cortes, Tribunales y Salas Constitucionales y a la familia constitucionalista para que manifiesten por la vía adecuada su rechazo a este flagrante atentado contra la independencia judicial, el Estado de Derecho y la institucionalidad democrática.

En Santo Domingo, República Dominicana, hoy día cuatro (4) de mayo de dos mil veintiuno (2021).

Por el Pleno del Tribunal Constitucional:

Milton Ray Guevara, Magistrado Presidente