OPINIÒN: COVID-19 y la Vacunación.

0
952
Dr. Luis Alberto Taveras García, Médico Internista.

Por Luis Alberto Taveras García.-
 Médico Internista.

DIARIO VISION.-A través de los siglos, la Medicina ha estado cubierta de logros y avances que han permitido mejorar enormemente la habilidad de diagnosticar y curar un gran número de enfermedades de todo tipo, desde un simple resfriado común hasta los cánceres más temidos y mortales.

En 1796, el médico inglés Edward Jenner inoculó en un niño de ocho años, el exudado de una pústula que causaba la viruela vacuna, consiguiendo así evitar la viruela humana, que para aquel entonces era muchas veces mortal, permitiendo el inicio de la era de las vacunas, un nuevo inicio para el tratamiento de muchas enfermedades preventivas y curables.

Aunque por esta técnica de vacunación realizada por Jenner, se ganó una gran cantidad de críticas negativas y acusado de fraudulencia, solo hasta que se comprobó la gran eficacia de la vacuna echó por tierra las críticas. Hoy en día, la vacunación se considera uno de los más grandes logros obtenidos por la Medicina, junto con el descubrimiento de la penicilina, las cuales han permitido evitar millones de muertes en todo el mundo.

La pandemia de COVID-19 es una pandemia derivada de la enfermedad ocasionada por el virus SARS-CoV-2. Su primer caso fue identificado en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, en la República Popular China. Hasta el momento de la redacción de este artículo, existe un total de 120 millones de casos, de los cuales 68.1 millones de personas se habían recuperados y causado 2.6 millones de fallecimientos en todo el mundo.

Esta pandemia se ha convertido en un evento sin precedente en este siglo XXI. Ha provocado grandes estragos en distintas áreas de la sociedad, causando: (1) un colapso en todo el sector salud a nivel internacional, con el desbordamiento en el número de camas y ventiladores; (2) un aumento de los casos de afectación de la salud mental, secundario a la ansiedad y preocupación; (3) debilitamiento de la economía global causando una crisis económica, con la subsiguiente alza de los precios en materias primas, petróleo y demás; (4) el profundo problema en la educación y aprendizaje global; entre otros.

Ante la necesidad de combatir esta enfermedad, se ha utilizado una serie de medidas para combatir el alto número de infectados y disminuir el número de muertes, como la cuarentena, el toque de queda y el aislamiento, con el cierre de establecimientos comerciales y la limitación de las libertades sociales, con la obligación de que la población permanezca en sus hogares, entre otras. Estas medidas han logrado cierta disminución en el número de infectados, aunque puede variar en distintos países, mientras que en otras naciones, no han podido controlar estos números, mayormente debido ante el incumplimiento de estas medidas por parte de la sociedad.

Desde que inició la pandemia, las comunidades científicas y sanitarias han estado en la primera línea de defensa en la lucha contra el COVID-19, tratando de controlar dicha enfermedad y buscando un tratamiento efectivo que permita erradicar o, al menos, disminuir el número de afectados y sus efectos extrasanitarios. Después de más de 1 año de iniciado la pandemia, está a disposición una gran variedad de vacunas capaces de contrarrestar y buscar la erradicación de esta enfermedad.

En muchas partes del mundo están comenzando campañas de vacunación masiva que utilizan vacunas recientemente aprobadas contra el virus causante de la neumonía por COVID-19.

La importancia de la vacunación radica en que ha sido, durante décadas, el método más efectivo para erradicar o controlar muchas enfermedades infecciosas, las cuales han causado múltiples pérdidas de vidas humanas.

Como siempre ha sucedido en la historia, no es la primera vez que una vacuna permite disminuir el número de casos, hasta el punto de durar años sin aparecer un solo caso en nuestro país. En la República Dominicana, por ejemplo, tenemos:

 

  1. La BCG: aquella vacuna que se le coloca al recién nacido y deja la típica “marquita” en el hombro del bebé. Esta vacuna protege contra la tuberculosis grave infantil.
  2. La vacuna contra el Rotavirus. Esta vacuna protege contra un virus causante de diarreas graves mortales en muchos casos. Anteriormente, era conocido de forma coloquial como “colarin negro”.
  3. La vacuna contra la Polio. La Polio era un enfermedad muy común hace décadas, el cual deformaba las articulaciones de quien la padecía. Ejemplo son aquellas personas que hoy en día presentan debilidad al caminar con brazos y/o piernas “dobladas”.
  4. La triple viral: vacuna que protege contra el sarampión, la rubéola y la papera.
  5. La DPT: vacuna administrada que previene la difteria, tétanos y la tos ferina.

 

Todas estas enfermedades causaron muchas muertes y dejaron a muchos inválidos, con secuelas permanentes que al día de hoy son notables. Gracias a los Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), ya estas enfermedad son inexistentes en nuestro país, a excepciones de casos aislados provenientes del país vecino Haití o en aquellos niños donde el esquema de vacunación está incompleta.

 

En el caso del COVID-19, en todos los países que han iniciado la vacunación contra el coronavirus, las tasas de infección y mortalidad han disminuido considerablemente. Tomemos como ejemplo a Israel, actualmente el país con el mayor número de vacunas per cápita, donde los número de infectados, de las hospitalizaciones y de la tasa de mortalidad han caído ampliamente.

La sociedad dominicana ha dejado sus esperanzas en mano de todo el personal de la salud (médicos, enfermeras, bioanalistas, etc.), desde el primer día luchando para controlar esta pandemia y, actualmente, han decidido optar por vacunarse contra el Covid-19, conociendo las grandes ventajas que esta ofrece. Entonces, la interrogante es: si el personal de la salud se coloca las vacunas para prevenir el Covid-19, ¿no sería justo que la sociedad dominicana confíe en los expertos, aquellos que han experimentado los problemas y desgracias que ha traído dicha pandemia y quienes saben que la vacuna ofrecerá un “Stop” a esta grave enfermedad? Los pertenecientes al personal de la salud tienen la gran responsabilidad de demostrarle a la sociedad que las vacunas ofrecen inmunidad contra distintas enfermedades, incluyendo el COVID-19.

La República Dominicana ha sido ampliamente golpeada por el COVID-19, por lo que juntos debemos contribuir con nuestro granito de arena, mediante el cumplimiento de las normas de aislamiento durante el toque de queda, aislamiento, el uso de las mascarillas, lavado de las manos y, sobre todo, CUMPLIENDO CON NUESTRO DEBER DE VACUNARNOS, solo así podremos todos unidos poder vencer esta pandemia.