BARAHONA: INDRHI entrega 371 certificados de viviendas familias reubicadas en Monte Grande.-

0
247

Por EDGAR HEREDIA.-
edgarherediard@hotmail.com
Cel. 809.993-8555

DIARIO VISION.- Barahona.- El director ejecutivo del instituto Dominicano de Recursos Hidráulico (INDRHI), Olgo Fernández, hizo entrega de 371 certificados provisionales de viviendas a familias  que fueron reubicadas tras la construcción de la Presa de Monte Grande en Barahona.

Fernández, indicó que las familias que serán beneficiadas corresponden a las comunidades de Los Güiros, Mote Grande, San Simón y la Meseta, quienes a su  juicio podrán  contar con una  vivienda digna y de calidad valoradas en un millón 200 mil pesos.

El director ejecutivo del INDRHI, quien hizo las entregas en presencia de la Defensora del Pueblo Zoila Martínez y representantes del Obispo de Barahona, indicó que esta iniciativa  forman parte de las obras de la Hidroeléctrica que contempla el traslado de estas comunidades.

El  titular del INDRHI indicó  que la intención del presidente Danilo Medina es que este nuevo centro poblado cuente con las infraestructuras que  garantice  calidad de vida y que el mismo estará dotado de una escuela básica, un acueducto de agua potable, un parque, alumbrado eléctrico, cancha deportiva, centro comunal, Iglesia, centro de salud, cuartel policial y espacios de recreación, así como también áreas verdes.

De su lado la Defensora del Pueblo, agradeció además a los ingenieros que construyen las 371  viviendas de tres habitaciones y en block, por escuchar su llamado y observaciones de que las mismas  se construyan con techo de concreto y  no en zinc.

Zoila Martínez, donó además unos diez mil árboles frutales que sería sembrados en las áreas  del referido proyecto.

El Proyecto Múltiple Monte Grande es un complejo de varias obras hidráulicas con el propósito de contribuir al desarrollo de la región suroeste República dominicana.

Dentro de los fines de esas obras se contempla, el control de las inundaciones que generan las crecidas en temporada de lluvias en la cuenca baja del rio Yaque del Sur, ofertar agua para el consumo humano, incrementar las áreas bajo riego, lo que redundara en el incremento de la producción agrícola en la región, disminuir el desempleo, evitar el proceso migratorio y en definitiva mejorar la calidad de vida de sus habitantes.