Presidente TC no puede preservar democracia fundada en omnipotencia de las mayorías

0
78

DIARIO VISION.-l presidente del Tribunal Constitucional (TC), Milton Ray Guevara, sostuvo que esa Alta Corte no debe preservar una democracia fundada en la omnipotencia absoluta de las mayorías, sino una democracia limitada por el respeto de los derechos fundamentales que contiene la Constitución.

Afirmó que a lo contenido de la Carta Magna, deben acomodar sus actuaciones todos los poderes públicos y la ciudadanía en general.

“Ello no supone anular la democracia tradicional, sino enriquecerla con la exigencia de preservar unos contenidos que no pueden ser afectados por el poder de decisión mayoritario, en aras de asegurar la dignidad, la igualdad y la libertad de las personas. Ese es el compromiso del Tribunal Constitucional”, puntualizó Ray Guevara, al pronunciar su discurso de rendición de cuentas con motivo del octavo aniversario del órgano constitucional.

Al presentar el lema del TC para el 2020, que es “Democracia constitucional”, el magistrado resaltó que la escogencia de esta frase representa la evolución del modelo de democracia a lo que ilustres juristas han denominado democracia constitucional, y que está consagrada en la actual Carta Magna.

Durante la audiencia solemne, que contó con la presencia de la vicepresidenta de la República, miembros de las Altas Cortes y personalidades de diferentes sectores sociales del país, el presidente del TC afirmó que este órgano se ha convertido en lo que el jurista alemán Peter Haberle denomina un “Tribunal Ciudadano”, fortaleciendo la autoconciencia cívica del ciudadano frente al poder público.

Consideró que las más de 4,500 decisiones producidas a lo largo de sus primeros ocho años, dan fe de que el tribunal ha logrado erigirse en un verdadero guardián de la Carta Magna, siendo promotor de la cláusula del Estado social y democrático de derecho, de la protección del medio ambiente, el patrimonio público y la libertad de expresión.

En su discurso, pronunciado en la sala augusta de la Suprema Corte de Justicia, Ray Guevara se refirió a importantes desafíos pendientes que dificultan el logro de los objetivos plasmados por el legislador constituyente en la Constitución vigente, y a lo cual indicó que se ha referido en varias ocasiones, como son la Ley sobre régimen de adquisición y transferencia de la propiedad inmobiliaria en la Zona Fronteriza; la nueva Ley de libertad de expresión y difusión del pensamiento y la Ley de estímulo y motivación para el deporte, entre otras.

Pasó revista a los avances alcanzados por el TC durante el 2019, destacando el desarrollo de líneas jurisprudenciales que redundan en el fortalecimiento de la democracia constitucional dominicana.

Subrayó la importancia de sentencias como la TC/0048 /19, que reafirma el precedente TC/0361/15, estableciendo que es válido interponer una acción de amparo de cumplimiento para controlar que la Administración cumpla con las obligaciones establecidas en los artículos 3 y 4 de la Ley núm. 86-11, sobre Fondos Públicos.

Asimismo, la sentencia TC/0064/19, que estableció un precedente líder para ponderar el conflicto entre el derecho a la educación de los niños y el derecho a la huelga de los maestros.

Futuro de Leonel está en manos del Tribunal Constitucional

Además, resaltó la sentencia TC/0077/19 que reafirmó el precedente de que es posible interponer una acción de amparo para tutelar el derecho de propiedad de un inmueble declarado de utilidad pública. También se refirió a las sentencias TC/0092/19 y TC/0111/19, entre otras.

El magistrado Ray Guevara destacó la reconfiguración de la matrícula del TC con la entrada de cuatro nuevos jueces en sustitución de igual número de magistrados fundadores, señalando que la forma gradual en que se realizarán estos cambios evita dos peligros fundamentales de los que debe cuidarse cualquier Tribunal Constitucional, a saber: la petrificación de la jurisprudencia y los cambios bruscos de los precedentes.

“La reconfiguración gradual en la matrícula del Tribunal Constitucional constituye uno de los aciertos contenidos en la Constitución de 2010, pues permite que la justicia constitucional pueda evolucionar controladamente a través de un diálogo interno entre la experiencia de quienes están y las expectativas con quienes entran”, dijo Ray Guevara.