OPINIÓN EN SALUD: “Embarazo en la adolescencia”

0
3127

Por Luis Alberto Taveras/Doctor. 
DIARIO VISION.-
La República Dominicana es un país caribeño ubicado en el corazón del continente americano, que, al igual que muchos países que comparten esta ubicación, presenta múltiples problemas de distintos ámbitos, desde el punto visto político hasta el social, pasando por el económico, que impactan a diario en la vida de millones de ciudadanos.

Hoy en día, uno de los problemas más comunes que enfrenta nuestro sistema de salud es la “endemia” del embarazo en las adolescentes. Dicho problema se ha ido agravando por diversos factores, algunos atribuyen la escasa preocupación que muestra el Estado a la hora de combatir este problema, otros lo relacionan con elementos socioculturales, unos lo atribuyen a la madurez sexual acelerada que experimentan la juventud de hoy ligado a la Revolución Sexual iniciada hace algunas décadas, entre otros.

Sin importar la razón, hay algo que si se tiene claro con este problema del embarazo en las adolescentes: el aumento de los niveles de pobreza en la mayoría de los casos presentados. A continuación, se ampliará con más detalle dicho tema, con conceptos básicos, causas, consecuencias, prevención y demás.

Conceptos básicos.
El embarazo adolescente o embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en una mujer adolescente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia va desde los 10 hasta los 19 años, aunque se incluye a las que aún no han alcanzado la mayoría de edad jurídica.

Algo que se debe dejar claro es que la mayoría de los embarazos en adolescentes son embarazos no deseados.

La mayoría de las adolescentes embarazadas están en relación con un nivel educativo más bajo, mayores niveles de pobreza o provenientes de familias y/o sociedades inestables. Además, la mujer embarazada debe afrontar una mayor preocupación en relación con su salud, bienestar y situación socioeconómica, en especial aquellas provenientes de países en vías de desarrollos (pobres).

Epidemiología.
Según el estudio más reciente del Banco Mundial (2016) acerca de las tasas de embarazos en adolescentes entre 15-19 años, que recoge a casi 200 naciones, el país con la mayor tasa de adolescentes embarazadas es Níger (país de África occidental), con 201 nacimientos por cada 1,000 mujeres entre 15-19 años, y de menor tasa es Corea del Norte, con 1 nacimiento por cada 1,000 mujeres entre 15-19 años. Un dato curioso y muy llamativo es que los 23 países con las mayores tasas son países africanos subsaharianos, conocidos por sus altos niveles de pobreza y problemas socioeconómicos y políticos, y el número 24 corresponde a la República Dominicana.

Esto quiere decir que, si quitamos a los primeros 23, seríamos el país con la mayor tasa de adolescentes embarazadas en el mundo en un listado de 180 países aproximadamente (si sacamos a los primeros 23 de dicha lista). Esto demuestra el gran problema que arropa el embarazo adolescente en nuestra sociedad y el gran trabajo que debemos realizar como ciudadanos de este pequeño país.

Según la organización “Save the Children” (Salven a los niños) cada año nacen 13 millones de niños frutos de mujeres menores de 20 años en todo el mundo, de los cuales el 90 % (11,7 millones) provienen de países en vías de desarrollo como el nuestro.

Causas.
 La principal causa a nivel mundial son las relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos (planificación familiar), por lo que estos embarazos son denominados “Embarazos no deseados” o “No planificados”. A continuación, otras causas muy comunes.

  1. Comportamiento sexual en los adolescentes.

El desarrollo de la pubertad difiere en ambos sexos. En el sexo femenino es más temprana que en el sexo opuesto; por esta razón, las chicas empiezan a sentirse atraída a más temprana edad hacia los chicos. Pero se da el caso de que la mayoría de los chicos a esa edad todavía no están tan interesados en la atracción hacia las chicas y todavía se entretienen hasta los 15-17 años en asuntos de deportes, videojuegos, redes sociales, bromas entre amigos, etc. Por lo que es común ver a las mujeres adolescentes interesarse en hombres mayores que ellas, con diferencias de edades que pueden rondar entre los 5 y 20 años.

De esto pueden suceder los comportamientos sexuales no deseados, es decir, hombres adultos pueden imponer presión a las mujeres adolescentes para tener relaciones sexuales, por lo que la mayoría acepta sólo para complacerlos. Además, por tabúes creados por el machismo, los hombres evitan usar preservativos por la creencia de que disminuye el placer, aumentando la posibilidad de embarazos.

  1. Falta de información de los métodos anticonceptivos.

Los adolescentes pueden: 1. No recibir educación sexual, de parte de sus padres, la sociedad o los centros educativos; 2. Tener poco o insuficiente conocimiento acerca de los métodos anticonceptivos (planificación familiar); 3. No tener acceso a estos métodos; o 4. Sentirse avergonzados tanto para preguntar como para comprarlos.

Cabe destacar que el 85 % de los embarazos en adolescentes son No deseados. De estos, más de la mitad de las mujeres admitió no haber usado algún tipo de método anticonceptivo, mientras que el resto utilizó de forma incorrecto algún tipo de método anticonceptivo.

  1. Diferencia de edades en el sexo.
    Las mujeres adolescentes que tienen relaciones sexuales con chicos mayores que ellas, y en particular con hombres adultos, tienen más posibilidades de caer embarazadas que las adolescentes que tienen relaciones sexuales con chicos de su misma edad.

La adolescencia es una etapa de la vida, en la cual, los jóvenes buscan la forma más rápida de parecerse más a un adulto y dejar lo más pronto posible su vida de niñez. En el caso de las mujeres adolescentes, estas “interpretan” que estar con hombres mayores (o adultos) les brindará cierto estatus de madurez, lo que conlleva a lo previamente descrito de los comportamientos sexuales no deseados y la presión de los compañeros para realizar relaciones sexuales sin preservativos o el no uso de métodos de planificación por parte de las mujeres.

  1. Abusos sexuales.

Entre el 10 y 20 % de los embarazos en adolescentes son el producto directo de una violación.

Antes de los 15 años, la mayoría de las experiencias de la primera relación sexual en mujeres son de carácter no voluntario.Uno de cada cinco padres de hijos de madres adolescentes admite que ha forzado a las chicas adolescentes a tener relaciones sexuales con ellos.

Existe un término que bien se debe conocer y es la “Edad de consentimiento sexual”. Esta es la edad por debajo de la cual el consentimiento prestado para tener relaciones sexuales no resulta válido a efectos legales, presumiéndose violencia o abuso por parte del que fuera mayor de edad en tales circunstancias, sin importar la existencia o no de estos delitos.Esto es común en nuestra sociedad, en la que un individuo de mayor de edad está con otro de menor de edad, y este último (o sus familiares) en busca de intereses económicos o de otra índole, utiliza el recurso de la ley para conseguir sus objetivos, llevando al adulto a la justicia para extorsionarlo y así poder estafarlo.En nuestro país, la edad de consentimiento sexual es de 18 años. En todo caso, el sexo no consentido es considerado abuso sexual.

  1. Consumo de alcohol y drogas.

El consumo de estas sustancias producen cierto grado de pérdida del conocimiento que también puede estimular la actividad sexual no deseada. Los países con la mayor tasa de consumo de estas sustancias en adolescentes tienen una relación con tasas elevadas de adolescentes embarazadas.

  1. Factores socioeconómicos.

 La pobreza, los bajos niveles de educación, adolescentes provenientes de familias disfuncionales, culturas y sociedades cerradas en temas de educación sexual y del uso de métodos de planificación sexual.

Consecuencias del embarazo en la adolescencia.

  • Deserción escolar.
  • Falta de atención médica, por temor o vergüenza de lo que la comunidad para pensar y/o decir.
  • Riesgo de preeclampsia (Presión arterial elevado y pérdida de proteínas en la orina) y eclampsia (lo anterior más convulsiones, coma y muerte).
  • Bajo peso de los bebés al nacer.
  • Alta mortalidad materna debido a la falta de madurez en los órganos sexuales.
  • Presencia de infecciones de transmisión sexual (ITS). Parte de las relaciones sexuales en adolescentes se realizan en situaciones no deseadas, lo que aumenta la probabilidad de aparición de ITS.
  • Mayor probabilidad de muerte del bebé.
  • Adopción. Muchos adolescentes no pueden manejar la situación de criar un bebé, por lo que es común la adopción en este grupo.
  • Madre soltera o familia monoparental. El padre (o la madre, en caso de relegar la crianza al padre) no desea mantener a la cría, por lo que es común en negar a la cría como suya o sencillamente desaparecen de una comunidad para no mantener a esa criatura.
  • Matrimonio débil e inesperado. Si el padre decide aceptar la responsabilidad, ambos forman un matrimonio o unión libre. Pero es probable que la unión no perdure ya que el padre se enfrenta a un evento inesperado: no son capaces de manejar la relación económicamente, no son los bastantes maduros para una relación mutua, ni están preparados para criar un niño ni menos cuidarlo.

Prevención del embarazo en los adolescentes.

  • La implementación de Educación sexual por parte de la familia y los centros educativos. Esta debe abarcar temas como: laanatomía sexual, en el que se explica los distintos órganos que conforman el aparato sexual femenino y masculino, los métodos de planificación familiar y su uso adecuado, los derechos sexuales y reproductivos de cada individuo, la reproducción, entre otros.
  • Fácil acceso de los métodos anticonceptivos y totalmente gratuitos, para prevenir los embarazos no deseados y las ITS.

Apoyo a la maternidad adolescente.

El apoyo a la madre adolescente es de vital importancia, ya que influirá positivamente para que la joven se integra a la comunidad, reciba asesoramiento y apoyo económico y psicológico, entre otros beneficios, para que pueda llevar el embarazo de la mejor forma posible.

Los protagonistas en el apoyo materno deben ser todos los miembros de la comunidad, que deben brindar al máximo el apoyo y no rechazarla por su condición. Las ayudas más importantes deben de venir de la pareja, los familiares y los amigos/compañeros.