OPINION: Rescatemos el “Tanac”.

0
240

Por FELIX BETANCES.

¿Qué es el Tanac?.    Es una reliquia, es un patrimonio cultural del pueblo de Barahona. Es el viejo remolcador que por varios años realizó una labor de apoyo a los grandes Barcos que llegaban al Puerto de aquí, en labores de intercambio comercial, donde en ocasiones, traían diferentes tipos de mercancías, y a la vez, transportaban desde aquí, una gran variedad de productos, entre los que se contaban como principales: Azúcar, Café, Ceras, víveres y  maderas, entre otros.

Este equipo acuático operó en el área, desde el año 1938, con la siguiente descripción: Tamaño: 60 pies de largo y 16 de ancho Peso vacío: 60 toneladas Capacidad motor: Vivian Diesel de 300 caballos brutos; Tanques de combustible: 2 de 1,500 galones Gasoil c/u.  Lastre (tanques de agua): 2 de 3 toneladas c/u.Velocidad:10 millas por hora.

Hace algo más de un año, se le hizo una reparación que a decir de algunos, conllevó una inversión de más de un millón de pesos y llegó a proponerse su iluminación a través de paneles solares, aunque esto se quedó solo en anuncio.

Hoy día, el “Tanac” se despedaza con las inclemencias del tiempo y corroído por el golpeo de las aguas del Mar, ante la indiferencia de todos, autoridades y particulares.

Nos unimos a la iniciativa del periodista Gabriel Reyes Romero,  quien al igual que otros munícipes reclaman el rescate de tan importante reliquia, cuyo accionar, se inscribe dentro de la memoria histórica del pueblo de Barahona.

Entendemos que dicho equipo debe ser sacado del agua de manera seccionada, al menos en su parte superior y construir una base en tierra, donde se instale, en la misma forma como se hizo con la vieja Máquina del antiguo Ingenio Barahona.

Es una labor que realizada en conjunto, no será tan difícil para las autoridades de las instituciones que tienen el compromiso de velar por la preservación de los monumentos históricos; llámese Alcaldía Municipal, Ministerio de Turismo, Obras Publicas, Autoridad Portuaria, entre otras autoridades y personas o personalidades particulares que siempre están dispuestas a hacer sus aportes en bien de los pueblos.

Lo primero que hay que hacer es, buscar los profesionales y técnicos debidamente capacitados para plantear la realización de dichos trabajos, determinar el lugar para su colocación y actuar con disposición.

Unámonos todos para rescatar ese importante patrimonio y que a la vez, se convierta en un importante atractivo turístico para la Región, que mucha falta nos hace.