OPINION: Un panorama político muy confuso.-

0
551

Por Felix Betances.-
DIARIO VISION.-La política dominicana se ha tornado un tanto confusa, a juzgar por los acontecimientos de los últimos meses, en los cuales se ha visto las profundas debilidades de las que  adolece, cosa ésta que no es un secreto para los que tienen dos dedos de frente, aunque para algunos, es algo extraño.  

Vemos un Partido con varios años en el poder, con un Presidente enfrascado en una reelección, el cual no parece tener otro interés que no sea obtener de nuevo la Presidencia de la República, para lo cual no ha escatimado esfuerzos ni recursos algunos, en cuyo trajinar según se dice, habrán votos que saldrán a un altísimo precio.

Un Partido cuyos líderes se han encargado a través del tiempo, de destruir la moral política de los demás Partidos, utilizando la sonrisa y las simpatías, además de otras cositas; según se dice.

Crea cierta confusión, ver a un Presidente-candidato cuya simpatía se ha mantenido según las mediciones dadas a conocer desde hace varios meses, en altísimos porcentajes, con relación a una oposición que aun no arranca definitivamente.

Es ese Presidente del cual sus seguidores dicen que ya gano, antes de celebrar las elecciones, quien parece no sentirse seguro de eso y en consecuencia, primero ha dicho a sus seguidores que no confíen en encuestas y que se pongan a trabajar.  Más luego, manda a sus seguidores a buscar los votos hasta debajo de las piedras y como si esto fuera poco, ahora utilizará tres días a la semana, del tiempo que debe dedicar al ejercicio de sus funciones, para hacer proselitismo político.

Es como para preguntarse qué está pasando, ya que la mayor oposición que ha tenido y que aún se percibe, ha estado y sigue estando presente dentro del mismo PLD, en el que su principal líder, el Dr. Leonel Fernández, aún no da visos de su entrega a la causa de la reelección, a no ser que las cosas cambien de repente.

Dentro de esos enemigos, hay que contar sin lugar a dudas, a más del 80 por ciento de los funcionarios de la gestión de gobierno, quienes sin ninguna explicación y pese a los reclamos de la sociedad, se han negado a presentar sus Declaraciones Juradas de Bienes tal y como lo establecen las leyes dominicanas, en franca demostración de que algo esconden.

Por otro lado, hemos visto al Embajador norteamericano solicitar o exigir que deberá haber diafanidad en las próximas elecciones, no se sabe cual es su temor; mientras que por otro lado, el Presidente de la JCE, como si siguiera un jueguito, ha repetido una y otra vez, que estas serán las elecciones más limpias que habrá tenido el País, en los últimos cincuenta años. ¿Qué se esconderá detrás de todo esto?.

Por último, nos encontramos con una oposición que no ha podido cuajar, en razón de que los intereses personales han salido a relucir y han tenido más peso que el razonamiento puramente social.  Es decir, nadie cree en nadie y cada uno busca lo suyo y nada más.

En síntesis, todo parece indicar que quienes se sienten casi seguros de ganar dadas algunas condiciones que no hay que explicar aquí, están visiblemente nerviosos y temerosos.

¡Cual será el temor realmente?. ¿Será que el Presidente Candidato, teme que la imposición de candidatos congresuales y municipales, harto conocidos como malos protagonistas, podría dar al traste con su proyecto reeleccionista?.

Y como dice el refranero popular, “usted que sabe de mondongo; desenrédeme esta tripa”.